Las Cenas Kubrick

Designed by Alex Svistunov

Estimados @amigos

Después de estar casado por más de 30 años con la misma mujer, ustedes saben, esa relación entre dos personas en la que una siempre tiene la razón y la otra es el marido, uno se llega a conocer  tanto que basta una mirada o simplemente un silencio para comunicarse.

Como pareja, no es que hablemos poco, simplemente creo que después de tantos años uno se conoce. La comunicación  evoluciona o involuciona y uno empieza a desarrollar un lenguaje propio y hasta secreto con una mezcla de sonidos y palabras con otro significado que otros no logran comprender, fuera de nosotros dos.

Escribiendo sobre este tema, me trae a la memoria esta famosísima canción de este talentoso cantante y compositor Gilbert O ‘Sullivan con su canción “Matrimonio”. De verdad hacer una canción tan alegre sobre el matrimonio, merece un homenaje. En los 70, la agrupación musical Los Tres Tristes Tigres, hicieron un buen cover o versión de esta balada. Comenzaba así:

“Quizás sea pronto

Pero yo me quiero casar”.

También a principios de los 70 salió al aire una canción, suave, algo inocente que sirvió para bailarla en un ladrillito “When we got married”  del grupo Fruitgum Company.

Estas canciones son más viejas que mi matrimonio, pero con ellas quería recordar, todas estas cenas, fiestas y reuniones, en que tuvimos momentos extraños, situaciones bizarras o más bien fuera de lugar, algunas veces cómicas otras veces trágicas. Desde hace mucho tiempo, Betzy y yo, bautizamos estos escenarios en nuestro idioma secreto con el término de “Cenas Kubrick”.

Como pueden observar, fui influenciado por Stanley Kubrick y su película “La naranja mecánica”. Vi la película cuando tenía unos 15 años y por ser menor de edad entre coleado en el Cine Auto del Este. Esta película me hizo una marca profunda, primero por lo extraña, rara y por la cantidad de palabras rusas modificadas, creando un lenguaje codificado entre el grupo de malandros. Por ejemplo tomaban leche y le decían moloko (es ruso y se pronuncia malako), también el bar se llamaba Korowa, que significa vaca, sus amigos eran los droguis, en ruso drug se traduce como amigo…esto me dejo con la boca abierta. Pero lo que más me impresionó fue la música. El encontrarme de frente a Beethoven con la novena sinfonía fue una revelación, además de escuchar en algunas partes de la película el sonido inconfundible del Moog (precursor del sintetizador) interpretado por Walter Carlos.

Nunca he sido admirador de la extensa novena sinfonía pero los movimientos que escogieron, sobre todo la parte de un movimiento “molto vivace”, como decían los Le Luthiers es  extraordinario.

En la cinta original el director de la novena sinfonía es el excepcional Zubin Mehta, en casa de mis padres lo teníamos en varios discos LP 33.

Y fue allí, en casa de mis progenitores, un sábado 7 de enero de 1984, celebrando la Navidad Rusa con mis queridos suegros, cuando sonó el teléfono que desencadenó nuestra primera cena Kubrick.

Siempre celebrábamos la nochebuena según el viejo calendario Juliano, ya que la Iglesia Ortodoxa rusa se guía por él. Hay una diferencia de 13 días al calendario moderno (Gregoriano), por la cual se rige el resto del mundo occidental.

No nos regalábamos nada, pero solo sentarse a degustar los platos que por varios días preparaba mi madre era una tradición deliciosa y que añoro con toda mi alma. La mesa estaba llena de exquisitos entremeses “zakuski”, para acompañar el vodka, cuyo significado en español es “agüita”.  Mis favoritos eran los arenques ahumados (seliodka) y caviar negro encima del pan negro (cherny jleb), los huevos rellenos. Como platos principales estaban la ensalada rusa, los “golubtsí” (hojas de col rellenas de carne con arroz), el pastel de hojaldre con repollo y el inigualable pernil con rábano blanco picadito…que te hacia llorar. Y en la nevera nos esperaba esa gloriosa y sabrosa torta de caramelo de nombre Dobosh (receta que trajo mi madre de la antigua ex Yugoslavia).

Como ustedes imaginaran el vodka corría como el Rio Orinoco perdón quise decir el Rio Volga.

La tradición de beber Vodka sigue un proceso específico y no quiero aburrirlos mucho con este tema. Básicamente los vasitos de todos los que están sentados alrededor de la mesa deben estar llenos, entonces alguien propone un brindis, la gente choca los vasos, dicen “Nazdarovie” (salud) y beben sus bebidas. Todo el mundo debe apurar su bebida hasta el fondo. De otro modo significa que no se apoya el brindis. La siguiente ronda llegará en 5-10 minutos después.

En esa navidad Rusa, entrándole a la segunda botella de Stolichnaya, de pronto suena el teléfono, rompiendo ese grato ambiente de fiesta y alegre conversación. Clarita, la hermana de mi esposa Betzy, llamaba para notificar la sorpresiva muerte de Tío Ricardo o mejor dicho, en alemán, Onkel Richard (hermano mayor de mi querida suegra). Hombre solterón, inteligente, solitario, había sido encontrado muerto en su apartamento por la conserje.

Un silencio arropo la mesa, casi se podía escuchar la evaporación del alcohol. Mi suegro, hombre decidido y de fuerte personalidad, dijo: “Ahora no podemos cambiar ni hacer nada…brindemos por Onkel Richard” y mi padre lo apoyo con otro brindis: “por los que ya no están con nosotros”. Mi suegra callada con lágrimas diluyéndole el vodka, y el reloj de la esquina sonando como un tirano, gobernando el tiempo. Un minuto no se hace más largo, solo porque un hermano o tío haya muerto, solo lo parece. La velada ya no era la misma, se había convertido sin saber en nuestra primera cena Kubrick.

Cual hada madrina, mi madre trajo el postre, la torta Dobosh, para acelerar estos incomodos minutos interminables  y rápidamente acabamos con la tercera botella de Stolichnaya.

Nos despedimos todos a la antigua usanza Rusa con 3 besos en las mejillas.

Los suegros se montaron en su Mercedes blanco y nosotros en nuestro Jeep, los seguimos algo preocupados por el índice del alcohol en la sangre alemana del suegro. Cuando llegamos a la Plaza Altamira bajando por la Luis Roche, dirección Sur donde se estaba construyendo la estación del metro, el suegro en vez de cruzar la Francisco de Miranda, se pega a la izquierda y comienza a darle vueltas  a la plaza Altamira, y vueltas y vueltas al famoso Obelisco como un “Carrusel” o como dicen los españoles un “tiovivo”,  pero tío Ricardo estaba muerto.

A la tercera vuelta, haciéndole señales con las luces, finalmente la centrifuga se rompe y agarran el camino correcto, llegando sanos y salvos a la casa.

Siguiendo en silencio a mis suegros en este recorrido triste y sin sentido, solo faltaría que por la radio pasaran la famosa canción del ex Beatle Paul McCartney de 1971 “Uncle Albert”:

“We’re So Sorry Uncle Albert

We’re So Sorry If We Caused You Any Pain

We’re So Sorry But We Haven’t Heard A Thing All Day

We’re So Sorry Uncle Albert

But If Anything Should Happen We’ll Be Sure To Give A Ring”

“Lo Sentimos mucho Tío Ricardo

Lo sentimos mucho si te hemos causado algún dolor”

Esa noche nació en nuestro lenguaje matrimonial la palabra y su significado: Cena Kubrick

Muchas más estaban por venir en estos treinta años….Por eso queridos amigos, cuando en alguna cena o reunión oigan que susurramos el nombre Kubrick…preocúpense.

Un saludo Yuяassico

YUяa

Nota: Aquí tienen un pedacito de la película. Un breve resumen con la novena sinfonía:

Las Cenas  Kubrick… YUrassiclas de Octubre 2010

Share
Posted in Alcohol, Historias, cuentos, Musica, Venezuela | 1 Comment

El General Sturgis

Estimados @amigos

Aaaaaaaahh , ahh

We come from the land of the ice and snow,

“Venimos de la tierra del hielo y la nieve”.

Así comienza la letra de esta increíble canción que regularmente sonaba en un programa de radio que escuchaba los domingos a las 10 de la noche de Alfredo Escalante: La música que sacudió el mundo. La canción en referencia: “Immigrant Song” del grupo Led Zeppelin, que empezó a sonar en Venezuela en 1970 y de verdad me sacudió.

Esta canción del Inmigrante, me llevó a recordar cuando a finales de los años 90, me tocó trabajar intensamente “ad honorem” para un club náutico de la zona de Higuerote. Comencé ayudando al comité de Marina, luego ayude con un presupuesto o Budget, y no sé cómo, termine en la Junta Directiva y hasta en el influyente comité de Damas.

Cada vez que me tocaba visitar por cuestiones administrativas a la Capitanía del Puerto de La Guaira, me anotaba.

Solo pasar por la Av. Soublette y ver la Casa Guipuzcoana, valía la pena el viaje y la cola del peaje.

Aunque las oficinas dedicadas a todo lo que era la marina deportiva estaban un poco alejadas de los terminales y de las operaciones del puerto, el ver las maniobras de atraque de los buques, la carga y descarga era impresionante, pero también disfrutaba ver ese mar azul, con la cordillera de la Costa a mi espalda.

Había siempre un equipo bastante eficiente formado por oficiales de la marina mercante, luego en mi última visita ya no estaban, fueron sustituidos por militares. Como menciona nuestro Libertador Simón Bolívar en su carta del 13 de Septiembre de 1829 al General O’Leary:

“Es insoportable el espíritu militar en el mando civil.”

Y allí parado en el muelle, pisando una cornamusa, viendo esta ensenada que forma el Puerto de La Guaira con el constante viento que viene del Barlovento, me recordaba que mis padres tocaron esta rada antes que yo.

Ellos y mis abuelos salieron de un campo de refugiados de esa Europa devastada por la Segunda Guerra Mundial, y me imagino que una de sus preguntas era ¿Y ahora qué haremos? No podían regresar a sus países de origen,  muchos como ellos, huyeron a Alemania y a Austria para escapar del régimen comunista.

Se embarcaron en el puerto Alemán de Bremerhaven (ocupado por los Americanos)  y cruzaron el Atlántico en el buque de vapor USS General Sturgis*.  Barco Americano de transporte de tropas, el cual fue utilizado después de la guerra con fines pacíficos para movilizar a miles de refugiados dándoles  nuevas esperanzas, cuando varios países, entre ellos Venezuela, abrieron sus puertas a estos desplazados por la guerra. Después de dos largas semanas de navegación, en mayo de 1947, este barco cargado de europeos dejo caer el ancla en el fondeadero  de La Guaira.

Me cuenta mi padre que era de noche cuando llegaron, la costa resplandecía con numerosas luces. Pareciera que hubieran llegado a una gran ciudad portuaria  iluminada por las diferentes edificaciones.

Por la mañana subieron a la cubierta del barco, vieron las montañas verdes con algunos ranchitos, eran las lucecitas que vieron de noche. Las mujeres sollozaban y se preguntaban a donde hemos llegado?

Después de dos días, en el barco, los contaron bajo un sol abrasador, y mis padres sin hablar ni una papa de español los bajaron al muelle. De acuerdo a los archivos tanto mis abuelos como mis padres llegaron como inmigrantes sin nacionalidad, ya que no tenían papeles. Así mismo, como nota curiosa, en el viaje iban 63 huérfanos de diferentes países de la Europa del Este.

Luego los trajeron a Caracas y los dejaron pernoctar varios días en unas barracas en Sarria. Estas barracas existieron por mucho tiempo, ya que de niño visitaba a mi tío Ivo (Ivitza), que tenía una tipografía exactamente en frente de estas. Esta tipografía luego la mudaron cerca del Nuevo Circo, se llamaba “Slowo”, que en ruso o en la ex Yugoslavia significa: “palabra”. Papá me decía que el galpón de arriba era para los hombres, y los dos galpones de abajo eran para las mujeres y niños.

Después de varios días llegaron unos funcionarios y les dieron 10 dólares a cada uno y un papel de identificación y así comenzaron de la nada, habían perdido todo y desde el primer día fueron llamados “musiu”.

El caso de mi querida suegra fue bastante diferente, ya que tenía familia en Venezuela. Ella, su hermana y su madre Clarita Behrens que era Venezolana, nacida en Caracas, salieron el 15 de Agosto de 1946 de Hamburgo en un jeep militar Británico para llegar al puerto de Amberes en  Bélgica. El cónsul Venezolano, un pequeño Belga antipático, no estaba nada contento con la llegada de esta  valiente dama con sus dos hijas. Después de 3 meses de espera, esta osada y decidida  señora, embarcó con sus jovencitas en el barco llamado Cotica (de bandera Holandesa). La mayoría de los pasajeros eran maestros Holandeses que estaban saliendo para las Antillas Neerlandesas y al puerto de Paramaribo.

Llegaron el 9 de Diciembre de 1946 a La Guaira y en un bote de remos los llevaron al muelle, ya que no había infraestructura para atracar este tipo de barcos.

Ya las estaba esperando la familia Behrens, los mismos que fundaron Laboratorios Behrens, que se dedicaban en ese entonces, al antídoto de serpientes venenosas. En carro subieron por la carretera vieja y llegaron a la calle Mohedano en la Castellana.

Pienso que fue una llegada  menos traumática que la de mis padres.

En referencia al bote de remos, quiero recordar esta interesante canción que sonó en Venezuela en 1972 de la Británica Lulú: “El bote de remos”.

Nosotros llegamos en Julio del 2000 a EEUU con cinco pasaportes azules de siete estrellas, de la República de Venezuela y con una visa de estudiantes por un año.

Definitivamente no salimos huyendo de una post guerra, ni tampoco fuimos forzados a abandonar Venezuela, simplemente nos fuimos por decisión propia.

Ahora después de cumplir una década como inmigrante, todavía siento que todo es temporal y provisorio…ojala que algún día deje de sentirme “musiu” o simplemente acepte que soy un Inmigrante y me acostumbre a la pregunta que siempre me hacen y harán:

“Where are you from?”

No soy de aquí, ni soy de allá

No tengo edad, ni porvenir

Y ser feliz

Es mi color de identidad

Canción que cantó Facundo Cabral en varias oportunidades en la Aula Magna de la UCV después de que Renny Ottolina lo hiciera conocido en Venezuela.

Saludos Yurassicos

YUra

*General Samuel D. Sturgis: oficial Norte-Americano que lucho en la Guerra Americana-Mexicana y la Guerra Civil

 El General Sturgis… Yurassiclas 13 de Septiembre del 2010.

Share
Posted in Historias, cuentos, Inmigración, Venezuela | 8 Comments

El Impala Verde

 

Photo: Gin Navarro (gincreative.com)

Estimados @amigos

Íbamos los dos al anochecer

Oscurecía y no podía ver,

Yo manejaba iba a más de cien

Prendí las luces para leer.♪

Había un letrero de reducir velocidad, el cual pasamos con precaución y allí estaban a estribor, las luces azules de la inquisición.

Reduje la velocidad y baje el volumen del IPod, ya que el palo de agua exigía atención.

Como siempre, cuando manejo por la autopista I-95 voy con ayuda de mi GPS, no me refiero a esta Gran Persona Siempre a mi lado, mi bien orientada esposa, sino al Global Positioning System. Me cambie de canal como buen capitán y como lo exige la ley para conducir en Florida. Estas luces estroboscópicas de color índigo a estribor hay que tenerle culillo.

En el lenguaje del mar decimos “estribor” a la derecha. Hay una regla básica internacional para evitar colisiones en alta mar, en términos marinos se llama evitar el abordaje. Todo buen capitán conoce esta regla que dice: cuando te encuentras con un barco que te viene de frente o un lanchero pasado de palos, siempre tienes que virar a estribor o sea a la derecha a fin de evitar una tragedia.

Desconfíen de todos estos capitanes que quieren llevarnos a babor o la izquierda, tomando esa ruta torcida que nos puede llevar al naufragio.

Una de las primeras compras que hice al llegar a los EEUU, fue un GPS y la razón eran mis constantes despistes. En este país también he perdido el norte en varias ocasiones, ya que en vez de concentrarme en la estrella Polar y poner rumbo al horizonte como buen navegante, me he extraviado por varios años, siguiendo la constelación de la “Casiopea”.

A falta de cerros y montañas aquí en Boca te desorientas y no sabes si vas al Norte o al Sur. En Caracas no había pérdida por el majestuoso cerro El Ávila que se podía divisar  prácticamente desde  todos los rincones de la ciudad. Se recuerdan de una de las primeras canciones de Ilan Chester, que la dedicó al Cerro Ávila en 1983. Comenzaba así:

“Voy de Petare rumbo a la Pastora

Contemplando la montaña que decora a mi ciudad”.

Esta autobahn I-95,  siempre me ha impresionado por el movimiento que hay a cualquier hora. Para mí las autopistas siempre van de la mano con las canciones viejas…son como el tiempo, siguen y siguen sonando. Esta I-95 que llega a cruzar 15 estados en la costa este, tiene zonas, donde hay 6  canales más dos de hombrillo, tanto para el Norte como para el Sur, haciéndola gigantesca. No me he podido acostumbrar, no solo por la anchura de la vía, sino porque en los 6 canales la gente va a más de 100 km por hora, pareciera que todos tienen mucha prisa por llegar al pueblo donde vivimos: Boca Raton.

En aquella oportunidad eran las 2 de la madrugada y había bastante  tráfico, uno se pregunta que hace toda esta gente en la inmensa I-95 a esta hora?

En Caracas, exceptuando la Av. Principal de las Mercedes  y el trafico ocasionado por algunas arepereras en la Av. Rio de Janeiro, en la madrugada todo estaba quieto, a veces la Prados del Este no tenía un solo carro. Subíamos por la carretera vieja de Baruta para llegar a casa, siempre con mí revolver pegado al tobillo.

Estas luces azules que avistamos, las conoce todo el que vive en EEUU, ya que los únicos que pueden utilizarlas es la policía. Aunque estoy  limpio de multas por infracciones de tránsito, los muchachos ya saben por sangre propia lo que significa ver por tu retrovisor en la popa estas luminiscencias, que presagian una multa de US $ 200 o más.

Finalmente cuando llegamos al nivel de los resplandores, vimos dos patrullas de la policía, que habían parado un carrito de Golf. Estas luces le daban un tono fantasmagórico al vehículo detenido y hacía ver al conductor del coche más pálido y viejo.  Que estaba haciendo un carrito de golf a 10 km por hora en la I-95 dirección norte a las 2 de la madrugada?  La situación era cómica, surrealista, nos reímos por un buen rato.

Esto me hizo recordar  un viaje a Venezuela en Julio del 2001, en que fui solo para finiquitar la venta de nuestra preciosa casa en Santa Inés.

Llegue al aeropuerto de Maiquetía, y subo en un taxi por la autopista Caracas-La Guaira.

En la primera cola pasando el peaje, en plena subida hacia la capital, nos encontramos con un  viejo Impala verde, no se confundan, no era ese Antílope que solo existe en las sabanas africanas, ni tampoco eran los Impala, ese grupo de Rock Venezolano que impulsaron la música pop en los sesenta…..amigos, era un Chevrolet Impala de color verde oxidado  que iba subiendo por esta vía en retroceso.

Al principio no podía creer lo que estaba viendo, la pericia de este conductor era pasmosa, seguramente se le había dañado el Drive y solo funcionaba el retroceso. Me reí bastante con el taxista, después más adelante en otra cola justo a nivel de la entrada del túnel Boqueron I, nos pasa nuevamente el viejo Impala verde en retroceso por el canal del medio, sin ningunas luces azules, rojas, amarillas siguiéndolo. Ya no me parecía tan cómico, y menos mal que no llovía. Espero que el conductor de este Impala verde haya llegado sano y salvo, sin ocasionar ningún accidente.

Aunque ambos casos, el del carrito del Golf y del Impala verde parecen graciosos, la tragedia de cada uno de ellos es tan distinta como el Norte del Sur.

Ojala amigos, nunca me toque manejar un carrito de golf en la autopista o un Impala verde en retroceso.

Esta tarde vi llover, vi gente correr y no estaban ustedes (Armando Manzanero)

Saludos YUrassicos

YUra

 El Impala Verde     YUrassiclas  Agosto 2010

Share
Posted in Boca Raton, Caracas, Historias, cuentos, Musica | Leave a comment

El Chivo y los Huevos Chimbos

 

Estimados @amigos

 Hace unas semanas, nos invitaron a cenar  en Key Biscayne, unos amigos de Venezuela, gente extraordinaria como todos ustedes.

Para llegar a su casa, hay que atravesar el puente que conecta la ciudad de Miami con la isla de Key Biscayne, es toda una experiencia psicotomimética. En ese atardecer mágico del nueve de Julio del 2010 cruzando este viaducto que tiene en total unos 8 kilómetros aproximadamente,  liberé un poco mi mente. Por cierto se acuerdan de esa balada de oro de 1972 de Trino Mora: Libera tu mente. El coro cantaba:

“Libera pues tu mente

No bajes más la frente

Ve siempre hacia adelante, nunca atrás”.

Ver los mástiles de los veleros, las playas, gente en bicicleta, las muchachas bonitas  y algunas viejitas como a mí me gustan, trotando en las aceras del puente, me llevaron a recordar cuando de soltero, iba a trabajar a Maracaibo. Me tocaba auditar regularmente un grupo de visitadores médicos en el Estado Zulia, que eran nuestra fuerza de venta en la empresa donde laboraba.

En la primera oportunidad que se presentaba, les pedía a estos visitadores médicos, cruzar el puente sobre el Lago de Maracaibo. Desde el punto más alto del puente, el paisaje era un espectáculo, abría mi ventana y ese aire salino te engomaba el cabello. Este puente fue inaugurado en 1962 y por casualidad tiene casi la misma longitud que el puente que comunica Miami con Key Biscayne. Considero que tengo una obsesión con los puentes, porque siempre quiero cruzarlos, sería interesante conocer la opinión de un psiquiatra.

Hay pocas canciones dedicadas a los puentes, de niños silbábamos esta marcha del puente sobre el rio Kwai, pero sin duda alguna  hay un clásico de 1970 de Simon & Garfunkel “Puente sobre aguas Turbulentas”. (Bridge over troubled water), y sé que más de un corazón de ustedes cruzó ese puente. Una estrofa dice:

“Cuando son adversos los tiempos

Y amigos ya no se encuentran

Como un puente sobre aguas turbulentas, me tenderé”.

En Maracaibo cruzar el puente para mí era un desahogo, una sensación de libertad, pero les digo los mejores puentes siempre han estado en Venezuela, eran un bálsamo el Puente de Semana Santa y el Puente de Carnaval, así mismo los elevados provisionales de los Ruices, Chacaíto y Altamira funcionaban siempre muy bien.

Comenzaba mi auditoria tempranito, agarrando el primer avión pa’ Maracaibo que salía del terminal Nacional. No conozco mucho la historia de la aviación, porque le tengo miedo a los aviones, pero creo que en ese entonces la línea pertenecía a la familia Boulton, nombre que sonó muchos años en mi juventud. El vuelo duraba exactamente una hora y a los 30 minutos las simpáticas aeromozas, esas mujeres inalcanzables, te daban un vasito de jugo de naranja. Este juguito lo tomaba hasta la última gota, ya que no teníamos estas botellitas de plástico con agua, que ahora todo el mundo carga hasta en el carro. Siempre quise llevarme una cantimplora tipo Boy Scout que tenía en casa, la cual usaba en mis paseos al Ávila, pero el decoro no me dejaba.

A pesar de que soy caraqueño, considero que Maracaibo siempre ha sido una ciudad como más auténtica, su gente, su idioma, su arquitectura y su aire acondicionado. 

Igual como los médicos, mi auditoria en cobranzas invariablemente tropezaba con algún detalle, como cheques post-fechados. Cuando esto sucedía, me llevaban a mi taguara favorita a comer pescado frito en una zona llamada La Cañada…sin duda alguna mi reporte se suavizaba y esas observaciones o errorcillos desaparecían. A veces la esposa de algún visitador médico, me regalaba un frasco de huevos chimbos, muy dulces para mi paladar. Siempre los dejaba en el hotel, primero porque era un fastidio  llevarlos dentro del avión y la verdad es que sospechaba que querían envenenarme, ya que más de una vez mis reportes encontraban un grave error (léase irregularidades administrativas) de trágicas consecuencias.

Cuando el día era corto y no concluía con mi trabajo,  me tocaba pernoctar en el Hotel del Lago. El clímax era comer una ración de tequeños con kétchup y tomar unas cuantas cervecitas Regional, en el área de la piscina observando el atardecer sobre el lago. Que cerveza tan buena y tan diferente a la de Polar, en los 80 toda la ciudad estaba con unas vallas de la Regional de una mujer rubia con un biquini rojo…los afiches no mostraban el rostro, pero les aseguro que yo me imaginaba más de una cara.

Una vez, en uno de tantos viajes, el supervisor de ventas de apellido Peña, un gerente con un corazón muy noble, me busca al hotel para llevarme al aeropuerto de La Chinita. Cuando llegamos, me dice con ese acento tan típico de los Zulianos: “Jorge, veni que te tengo una sorpresa”, y saca de la maleta del carro un Chivo recién sacrificado…el animal estaba completo, limpio, envuelto en una bolsa plástica transparente con sangre. Pesaba por lo menos 15 kilos. Claro está, no pude aceptar ese magnífico obsequio, a pesar de la insistencia del Sr Peña que me decía que era fácil prepararlo con coco. Además amigos, como metías tu este cabrito en tu freezer, cuando la mitad ya estaba ocupado por dos bandejitas para hacer cubitos de  hielo.

En fin, después de dos días en Maracaibo, terminabas hablando Maracucho y llegabas a la oficina diciendo “que molleja” y  “primo” a todo el mundo. Cuando llegue a casa le conté a mi madre lo acontecido con el Chivo, creo que nunca me perdonó no haberlo traído.

Después de todos estos años todavía tengo la viva imagen del ensangrentado chivo, y me sigue atormentando la duda si el obsequio era un mensaje oculto o místico. Sera que el animal que querían regalarme era un chivo expiatorio?…será verdad que chivo que se devuelve se desnuca?..pero queridos amigos, a veces siento, que me he quedado sin el chivo ni el mecate.

Saludos Yurassicos

YUra

El Chivo y los Huevos Chimbos. Yurassiclas del 18 de Agosto 2010.

Share
Posted in Finanzas, Historias, cuentos, Musica, Venezuela | Tagged | Leave a comment

La Desmaterialización

Designed by Alexander Svistunov

Estimados @amigos

El cuatro de agosto de este año 2010, leí la noticia: Brokers venezolanos habrían contactado a bancos chinos en Panamá para venderles Bonos de la deuda externa sustraídos del BCV.

Inmediatamente sonaron las alarmas de los molinos de mi mente. Amigos que canción tan buena, se recuerdan.. “The windmills of your mind”, hay canciones que nunca te abandonan, son como hipnóticas, la versión instrumental de Henry Mancini es realmente extraordinaria.

Estas alarmas me llevaron a recordar diferentes épocas de mi carrera en donde tuve que trabajar con estos bonos,  papeles o como llaman algunos certificados de deuda.

Tuve la suerte de sudar la gota gorda bastantes años en multinacionales. Siempre fui un Sargento, claro está comencé como soldado, luego fui cabo y aunque a veces tuve las responsabilidades, tareas y situaciones de un Mariscal de Campo, en promedio creo que fui un buen sargento, casi tan bueno como  el recordado Sargento García ♫ ♪ En su corcel cuando sale la luna aparece el bravo Zorro. Por cierto de niño veía esta maravillosa y esplendida  serie de tv con dos hermanos, uno de nombre Arno, está  viviendo en Tampa Florida y su hermano Andresito un  tremendo baterista, el cual está en Vigo, España. Era tan importante para nosotros el Zorro, que todos los sábados a las 6:30 pm,  prendíamos religiosamente una vela en honor a este gran espadachín, Don Diego de la Vega.

El bravo Zorro nunca apareció en mis oficinas, pero si aparecieron de vez en cuando algunos piratas.

También por esos años había otros sargentos más famosos que yo, se recuerdan del sargento Full Chola, el sargento Chip Saunders de la serie Combate, el sargento Papafrita de Radio Rochela y en especial el Sargento Preston de la policía montada del Yukón. Canadá.

Sudar la gota gorda como sargento en las  multinacionales, fue una experiencia enriquecedora y comentar sobre  mis jefes que avanzaron conmigo en estas batallas, es para escribir un libro. Venezuela siempre fue para los expatriados una medallita de oro, una recompensa a su sacrificada labor en países pobres y complicados. Esta ha sido la razón de haber trabajado en equipos con gente muy valiosa. Claro está cada vez que nos imponían un extranjero nuestro primer pensamiento era: Y este? Como será este  Guevon…, pero la gran mayoría y sobre todo los Latinos aportaban mucho, engrandecían nuestro trabajo. Los comités que se formaban, en mi área como los de Tesorería, Finanzas o Crédito, llegaban a ser exquisitos. A pesar de todos mis intentos siempre hubo ese lindero entre nosotros (los Latinos) y el viejo continente.

A veces, se cumplía nuestra pesadilla, y llegaba el Rey de los Guevones .Hubo un guevon, perdón un pirata Ingles de apellido Lord, que abordó a la empresa y una de sus primeras ordenes fue en que el idioma oficial fuera el Inglés, la compañía funcionó a pesar de que parte del generalato y tropa oficial apenas balbuceábamos el Inglés.

Fue en uno de estos comités que surgió el tema de los Bonos de exportación.

Los Bonos o títulos de exportación eran papeles emitidos por el Estado Venezolano, la mayoría  los adquiríamos a través de la Bolsa de Valores.

Los bonos eran físicos y libremente negociables. Estos papeles se utilizaban para pagar algunos tipos de impuesto. Solo se podía pagar con estos bonos en una taquilla especial en el Banco Central de Venezuela en la Avenida Urdaneta, específicamente en la taquilla No 11.

En una de esas reuniones mi jefe me pregunta ¿Jorge tu estas seguro que estos Bonos son sólidos? , después surgieron otras dudas y preguntas. Me recuerdo haber sacado los que tenía en la caja fuerte, los revisamos,  todos en papel de seguridad, con los sellos y firmas de ministros, parecían perfectos.

Los que conocen la Bolsa de Valores de Caracas cuando estaba en la Torre Financiera del BCV, en Carmelitas, seguro se acuerdan de los viejos  bonos extranjeros algunos todavía con cupones pegados…colgados como cuadros, cuanta historia había en esas paredes, siempre me quedaba extasiado viendo los de la Rusia del Zar para el proyecto del tren Transiberiano y otros de proyectos de oro y diamantes en minas de África, los bonos hasta tenían dibujos de negros cargando oro.

En fin se crea un comité multidisciplinario  y se contrata a una firma de abogados  para averiguar si se nos colearon algunos bonos falsos en los últimos años.

Resumiendo, después de un año de trabajo interno,  monstruoso,  llegamos a la conclusión que el sistema era inauditable y no hubo forma de verificar nuestras más oscuras sospechas. Que les parece amigos míos? Y estamos hablando de los finales de los 80…Inmediatamente dejamos de hacer estas riesgosas operaciones que quedaron en los molinos de mi mente.

Después en Venezuela  todas las futuras emisiones de bonos y papeles comerciales tanto del sector público y del sector Privado se desmaterializaron.

No quiero entrar en temas profundos de altas finanzas ya que mi molino se está moviendo nuevamente recordando esa canción de tanta energía, el himno al capitalismo del 85 “Material Girl “de Madonna, pero en términos sencillos, la desmaterialización, significa que los bonos no existen en forma física como tal, sino que se conservan en archivos virtuales bajo la custodia y administración de una empresa financiera  o caja de valores.

Unos años después cuando mi trapiche ya había molido parte de mis recuerdos de estos bonos,  recibo una orden de la empresa de hacer un proyecto para ir al mercado de capitales con una emisión de papeles comerciales.

Ustedes no se imaginan lo bien que fue recibida esta noticia a principios de los 90. Era tal el apetito de papeles de renta que había en Venezuela,  que los bancos a través de sus casas de bolsas  nos ofrecieron hacer la emisión,  gratis.

Como buen sargento procedí a cumplir la orden, nunca preguntaba para qué? estaba consciente de que no necesitábamos nuevo endeudamiento y tampoco era cuestión de un swap. El sargento siempre ejecuta, no pregunta y además nunca te dan  la fotografía completa. Preparé un bonito proyecto con unas transparencias las cuales presente a la Junta Directiva, a los minutos aparecieron las caras largas,  parte del plan maestro de la Directiva era ir al mercado y emitir papeles físicos con la marca y logo de la empresa, magnífica idea de mercadeo….pero ya estábamos desmaterializados. La emisión nunca se dio..

Y aquí estoy, recordando esa desmaterialización que me agarro, de un Télex, pase a un sistema Swift, después al Fax,  luego mi secretaria se evaporó y se convirtió en una realidad virtual. Pero la verdadera desmaterialización es la que está viviendo Venezuela hoy en día.

Ahora aquí, en Boca, soy  Capitán de Kayak, rango que me otorgó mi Brigadier Betzy cuando me amotine en 1998. Nunca seré el mismo Sargento de mis años mozos, pero una de las satisfacciones que me queda es no haber recibido órdenes de un Teniente Coronel ni tener que recibirlas, y lo más importante seguir siendo miembro  hasta la muerte del Sgt Pepper’s Lonely Hearts Club Band.

Amigos, como se despedía Gustavo Cerati en los conciertos de Soda Stereo…Gracias Totales

Un gran saludo YUrassico

YUra

Nota: e-mail autorizado por la Comisión Yurassicla.

La Desmaterialización. Yurassiclas .  06 de Agosto de 2010

Share
Posted in Finanzas, Historias, cuentos, Venezuela | Tagged , | Leave a comment

Los Israelitas

Estimados @amigos

 En el Yurassiclas anterior,  comencé con la  carpeta Oslo y de allí me fui por otros largos caminos de la vida, y no les comente el contenido.

Al abrir esta carpeta Oslo y ver esas hojas o cartas amarillas, como esa canción de Nino Bravo, que decía: “y mis brazos vacíos se cerraban aferrándose a la nada intentando detener mi juventud”, un chorro de recuerdos me golpearon. Estas frágiles páginas fueron tipeadas de muchacho en una máquina de escribir Remington,  la eléctrica Olivetti  llego luego.

Las páginas, las escribí  para una amiga de mi familia, que tenía un programa en la Radio Nacional de Venezuela. El programa radial se llamaba “Los Grandes y sus Anécdotas”.  Me pagaban 30 Bolos por hoja o programa. No había dificultad en escribir esas pocas líneas, ya que este micro de cinco minutos, dedicaba un minuto a la introducción, un minuto en la despedida, un minuto para publicidad y el resto para la anécdota en sí, así que con las pausas y con un poco de música se podía hacer un bonito programa con muy pocas líneas.El problema era encontrar la anécdota.

En aquella época, mediados de los 70, me iba a la Biblioteca Nacional por allá al final de la Av. Panteón, a buscar en libros y enciclopedias. Así  mismo me acercaba a Don Disco en Chacaíto, al Rincón Musical y revisaba todas las caratulas de los discos sobre todo las de Deutsche Grammofon y Philips, ya que siempre tenian alguna descripción del autor o del compositor. Finalmente encontré la fuente inagotable en la Biblioteca de la Embajada de los EEUU, ya que ellos tenían las famosas Selecciones o como las llaman aquí Readers Digest, las cuales hoy en día ya no se pueden leer por el exceso de publicidad entre el Viagra y el Lipitor.

Esta amiga artista, locutora y productora de los “Grandes y sus Anécdotas” , Lucia Ricos, tuvo bastante éxito en la televisión como “Veneranda”,  pareja del gran humorista, locutor y actor Peruche Conde que hacia el papel de Don Goyo Repollo.

Ella y sus progenitores eran de origen Ruso, alquilaban a mis padres un pequeño apartamento en la Carlota, exactamente frente a unos terrenos vacíos que luego se convirtieron en la Casona. Posteriormente nos mudamos a los Palos Grandes, frente a lo que es hoy en día  el Centro Plaza. De muchachos íbamos a jugar a ese terreno, por cierto tenía un manantial que brotaba agua fresca..a lo mejor era una tubería rota del Inos …pero voy a dejar que el agua corra libre como un manantial de corazón, bella canción y uno de los primeros éxitos de Yordano de 1985.

Algunos de estos micros los grabábamos en estudios independientes, recuerdo uno que quedaba en “Sociedad a Traposos”, en el Edificio Zingg. Otros los grabamos en Radio Rumbos, se acuerdan de Noti Rumbos que los locutores utilizaban una marimba cuando comenzaban con una noticia importante. Quiero recordarles y que no se olvide, que esta estación y sus dueños apoyaron el Golpe de Estado del 92.

Bueno, les mencioné que esta amiga Lucia era rusa? A veces las cosas no son lo que parecen. De muchacho tenía dificultades con la matemática y mi mamá me mandaba hacer ejercicios con el padre de Lucia, persona muy callada, gris y sobre todo  mayor que mis padres. Nos sentábamos en un minúsculo comedor con mi cuaderno cuadriculado marca “Moderno” que costaba un real.

Una cosa curiosa, cuando  la mamá o Lucia nos interrumpían, el viejo sacaba un pañuelo sucio, que contenía un salchichón o como dicen los Europeos una “calbaza”, cortaba un pedazo de ese chorizo con una navaja que sacaba del otro bolsillo, se metía un pequeño pedazo en su boca y murmuraba en Ruso un término que sonaba como “zhid”.

Cuando este anciano maldecía con esta palabra “Zhid”, sus ojos se volvían más azules, de repente el sol se ocultaba, Lucia y su mamá desaparecían, te entraba un escalofrió y por alguna razón la mosca que te fastidiaba salía por el balcón.

Muchas veces le pregunte a mi madre que significaba esta palabra, pero ella se iba por las ramas. Más tarde averigüé que Zhid es un término  que se usa en forma despectiva hacia los judíos en Rusia.

En fin, cuando muere este viejo (el padre de Lucia), nos enteramos, que él tenía algo que ver con  campos de concentración o con las fábricas que utilizaban mano de obra judía en Ucrania y es allí donde vio a Galia,  la madre de Lucia, se enamoró y la salvó. 

Después de la muerte del viejo Ricos, nos visitaron las dos mujeres, con una estrella de David en el pecho, hablando yiddish. Ya no eran rusas, ni venezolanas, solo judías.

No quiero imaginarme la vida de la madre primero en Ucrania y luego con la hija en Venezuela con este individuo. Nunca entendí, ni tampoco sabré la verdad de esta relación, amor y odio, de miedo total o simplemente de gratitud por haberla salvado.

Finalmente Lucia se fue a Israel a comprar “marido” pero ese es otro cuento.

Por eso a veces las cosas no son lo que parecen y quería terminar este cuento con una canción que traduciendo una de las estrofas dice:

“Levántate por la mañana

esclavizado por el pan, señor.

de modo que cada boca se pueda alimentar

Pobre de mí, el Israelita”.

Sí, mis amigos, la famosa canción The Israelites que me agarró de sorpresa a principios de los 70, con ese lamento y ritmo que no llegaba a entender. Me costó comprender ese golpe pegajoso y esa armonía.

Pensé que los cantantes de esa canción eran blancos, de hecho estuve seguro que el tema era político…por lo de “Israelitas”, y recién ahora me di cuenta que la canción fue compuesta y ejecutada por un humilde cristiano: Desmond Dekker, un  negro de Jamaica hizo esta oda a la pobreza de su propia vida comparándola con el éxodo hebreo del Viejo Testamento. Definitivamente en 1970 estábamos escuchando algo que tendría mucho impacto en las próximas décadas…”El Reggae”.

Saludos Yurassicos

YUra

Desmond Dekker – The Israelites

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

YUra

Nota para A.Siblesz: Alberto, revisando la historia de la Radio en Venezuela me encontré con el nombre Gerardo Siblesz, pionero de la Radio y fundador de la Radiodifusora Venezuela. Alguna relación?

PS: Revisado por mi dulce y adorada Alemancita.

Los Israelitas. Yurassiclas 30 de Julio 2010.

Share
Posted in Historias, cuentos, Musica, Venezuela | Tagged | 3 Comments

La Carpeta Oslo

 

Mis queridos @amigos

El año pasado mi hijo Alexander me trajo una carpeta de Venezuela (marca Oslo), se recuerdan de esas carpetas gruesas de cartón empastado, reforzado que utilizábamos para archivo. A las páginas le abríamos dos huecos. La carpeta es negra y blanca, tiene una etiqueta frontal que dice Oslo del___19 hasta____19 y lo más importante abajo tiene la leyenda: Hecho en Venezuela. La misma llegó con su contenido bastante empolvada, amarillenta y con daños por insectos o ratones, la cual daba por perdida, porque la dejamos en una caja olvidada en el apartamento cubano de mi padre cuando nos fuimos a EEUU.

Llamo apartamento cubano por que mi padre vive desde hace poco con 3 mujeres rusas (madre y 2 hijas ya mayores), ahora nació una bebe y a veces vienen los esposos.  Por lo menos papá está acompañado con esta familia. Es un pequeño apartamento de 2 cuartos, en donde el tiempo se congelo hace algunas décadas. Por cierto queda muy cerca de la casa donde vivía el Presidente Raúl Leoni y su esposa Menca, nunca olvide esa abreviación tan interesante “Menca”, por acá en Boca tenemos una amiga que le decimos Came y por cierto cocina tan bien ..pero tan bien que todavía no comprendo como no le han  puesto una estatua en la entrada de su casa.

Volviendo al apartamento cubano, todavía visualizo al lado de la cama de mi padre la fotografía del último Zar de Rusia Nikolas II o Nikolai Alexandrovich Romanov con su familia y el Zarevich heredero del trono de la Rusia Imperial. Cuando Betzy en aquel entonces mi bella y sexi novia, vio por primera vez la foto de la Zarina con sus hijos, le preguntó a mi madre cual de las niñas era ella, claro, mi madre casi se desmaya. La cocina llena de artefactos de los 50 y 60, los cuadros del gran artista y padrino mío Androvich y del otro gran pintor ruso Varenkow y la sala repleta con libros sobre la segunda guerra mundial y de los  grandes maestros rusos, cuando le preguntas a mi padre por que la obsesión en leer temas de esta guerra …te va a decir “por que todavía no he encontrado la verdad”.

Según las viejas medidas soviéticas un apartamento como el de mi padre de 80 metros cuadrados es enorme para un sola persona ya que bajo el régimen, lo que correspondía en el pasado eran de 5 a 8 metros cuadrados por inquilino y los baños, cocinas y pasillos no contaban para este cálculo. Interesante que esta familia Rusa,  nacidos todos bajo el Soviet, salió hace poco de Siberia, trabajaban en una mina de níquel, en la ciudad de Norilsk y no aguantaron más.

Es la primera vez que oigo a un Ruso decir que no aguanta más, personalmente creo que los Rusos y los Venezolanos tenemos los límites de aguante más altos que todo el mundo. Si lo vemos en un termómetro, aquí por ejemplo en Boca si la situación llega a 10 grados, por decir, no te llego el periódico a las 6:00AM, o a 12 grados, porque la caja para pagar en el supermercado esta lenta, la situación es inaceptable y potencialmente explosiva. En Venezuela llegamos a los 100 grados y más y actuamos como si nada estuviera pasando.

Esta familia Rusa dice que no cambia a Venezuela por nada en el mundo…a mis amigos en Caracas y en el interior de la Republica, les digo yo me preocuparía de verdad y me pondría nervioso si alguno de estos rusos algun día dicen: que no aguantan más. Esto me recuerda a una canción que sonaba hace tiempo de Ray Barreto ..que decía a correr que  llego Watusi…

Estoy convencido que esta familia post Perestroika han tenido que sufrir un largo recorrido entre el control total del régimen de la Unión Soviética a la incertidumbre de la situación actual de la Rusia de Putin, lamentablemente siento, que en Venezuela la situación o el proceso ya ha comenzado, nos estamos acostumbrando a vivir en una sociedad en que todo puede ocurrir, todo es impredecible e inestable y lo peor: sin ley.

Saludos Yurassicos

YUra

 La Carpeta Oslo. Yurassiclas. Julio 2010

Share
Posted in Historias, cuentos, Venezuela | Tagged | Leave a comment

A mis amigos con alcohol.

Estimados @amigos

Este e-mail es simplemente para compartir con ustedes algunas experiencias, en especial los resultados por dejar completamente el trago. Estoy seguro que muchos de mis amigos que les gusta echarse  palos no lo van a creer, sobre todo mis amigos con conocimientos médicos pero también mis amigos con conocimientos en materia económica y sobre todo los politólogos. No hay nada como descubrir un secreto, y pasar las experiencias uno mismo.

Pues bien el año pasado fue muy difícil para nosotros y ya ustedes se conocen todos los cuentos..la falta de trabajo, Wall Street, y algunos problemas personales me llevaron a beber un poco más de la cuenta.

Siempre he sido un mal bebedor. Mi padre dice que soy un Ruso chimbo (al segundo vodka estoy bailando el kasatchok), mis ulceras (heridas viejas de guerra de tantas devaluaciones, Recadis en Venezuela)..al segundo vaso de vino tengo Gastritis pero todos estos inconvenientes más la noticia que mi hija estaba en Tegucigalpa y no podía salir por el golpe militar contra Zelaya me afectaron mucho para no entrar en detalles.

El día 30 de Junio del 2009 sin saber dónde estaba mi hijita y preparándome para viajar al estilo Rambo a Nicaragua para salvarla (todavía tengo fresco el horror del fallido e infame golpe de estado del 04 de Febrero de 1992), mis dos grandes amigos y socios Tony y Héctor hablaron conmigo para tranquilizarme, y como después de un año no les he dado las gracias quisiera aprovechar esta oportunidad para agradecerles esa media hora que conversamos y que cambio mi vida…gracias  Héctor…gracias Tony, solo ustedes conocen el cambio.

Tony con una cara muy seria y cuando pone esa cara preocupada, los que lo conocen saben que hay que escucharlo, me dijo: “YUra tienes que ir a Alcohólicos Anónimos”.

Fui a alcohólicos anónimos ese mismo día y 2 veces más y puedo escribir un libro sobre la experiencia. Al entrar le dije mi nombre a la encargada, la señora amablemente me dijo, no necesito saber su nombre, este es un grupo anónimo y me invito a sentarme, pero antes le pregunte cuanto es el costo..me dijo que es gratuito, pero si quería contribuir con un par de dólares al final se aceptaba cualquier colaboración para pagar la renta y el café.

Una vez sentado llega un camión enorme y se para en la puerta..el camión se identificaba como Gimnasio para su hogar. Se baja un tipo papeado en ropa deportiva, los Bíceps eran del tamaño de mis muslos, el tipo simpático…todos lo conocían. En fin en la tercera reunión me entere por palabras del papeado que su problema no era el alcohol sino con los productos que hacen los músculos más grandes.

Discúlpenme que me estoy alejando del tema…pero ya voy a llegar al punto…resumiendo, la sesión comienza en donde el organizador del grupo pregunta si hay nuevos miembros..la sesión dura unos 30 a 40 minutos y son grupos de unas 20-30 personas. Cada hora comienza una nueva sesión o sea es todo el día en funcionamiento.

El organizador o líder del grupo comienza leyendo unas páginas del libro Alcoholics Anonymus, allí me di cuenta de que mi inglés es bien pobre…no entendía nada. Luego hablaban las personas que querían hablar y todos decían: mi nombre es..y soy un alcohólico…allí señores no entendía ni papa…los acentos eran tan diferentes que reconfirme que mi Ingles de verdad era muy malo y de que necesitaba ir a la escuela otra vez. La gente sumamente simpática, amable, más mujeres que hombres 60-40%…en realidad parecía un club de solteros. Creo que el mayor problema del grupo era la soledad. Siempre se coleaban algunos viejitos miserables para tomar café gratis.

 Bueno me estoy desviando otra vez…la cesión terminaba en la que todo el mundo se agarraba de las manos y decía una especie de plegaria que no entendía. Pero cuando tuve que agarrarle la mano al papeado y al otro lado la mano a un tatuado con varios zarcillos… dije que esto era suficiente para YUra.

Desde el 30 de Junio del 2009, ya casi 1 año no he tomado una sola gota de alcohol, solo estoy tomando cerveza non-alcoholic y a veces vino blanco sin alcohol para engañar a los amigos.

Los cambios físicos y psicológicos que he experimentado son los siguientes:

1.- Uno empieza a sentirse mejor después del 4 mes, eso significa que el proceso de desintoxicación toma más tiempo de lo que uno cree. El cuento de tomarse un par de wiskicitos hoy y sentirme bien mañana es falso….

2.- En Junio del 2009 pesaba 85 Kg hoy peso 79 Kilos. Una rebaja de 6 Kg sin ningún tipo de dieta o plan especial. Queridos amigos esto ha sido uno de los mayores cambios. Tanto que cuesta bajar de peso a los cincuenta.

3.- No tienes ratón no hay resaca. Los fines de semana lo disfrutas más. Comienzas los sábados y domingos con más energía…bueno depende del trasnocho.

4.- Definitivamente se minimizan los problemas gastrointestinales, no hay acidez, reflujos gástricos y tipos raros de colitis, gases extraños y eructos.

5.- Duermes mucho mejor. No roncas…eso dicen.

6.- Tienes más energía. Nuevamente comencé a correr…estoy solo a 4 minutos de mi mejor marca cuando tenía 20 años. Definitivamente los buenos zapatos ayudan mucho.

7.- Por alguna razón, tienes menos gripes y resfriados. No sufres de dolor de cabeza.

8.- La presión arterial tanto la sistólica y la diastolica vuelve a los niveles normales 120-80 y cada día mejor.

9.- Los índices de AST y ALT, que según el médico me indico miden el funcionamiento del hígado, se normalizaron al segundo mes de dejar de tomar el wisquicito.

10.- Los Índices de Colesterol se han mantenido más o menos a pesar de dejar los medicamentos. Esto está bajo control médico y estamos sustituyendo toda la química por aceite de pescado y comer más sano.

11.- Se desapareció el temblor en las manos. Puedo tomar mejores fotografías y tocar mejor la guitarra.

12.- Uno suda menos. De hecho si te olvidas de ponerte el desodorante…no pasa nada.

13.- Creo que tu aliento mejora y tus encías son más fuertes.

14.- Vuelves a tener una piel más sana…lo notas al afeitarte.

15.- Del punto de vista sexual…tengo prohibido hablar con ustedes de este tema…la Alemana se pone brava.

16.- Te peleas menos con los amigos y juegas mejor el Tenis.

17.- Puedes manejar después de una fiesta. No hay riesgo de DUI.

18.- El ahorro en gasto de alcohol es significante. Si les sumas varias botellas de vino a la semana y de vez en cuando una botella de whisky, puedes llegar a los 80-100 US $ fácilmente por semana.

El mayor problema ha sido con ustedes…si con ustedes mis queridos amigos. Ha sido muy difícil mantenerse en calma y neutro en todas las reuniones y cenas, porque estoy en desventaja. Ustedes me entienden…que sabroso es resolver esos problemas geopolíticos con ustedes.

Por último, además de darle nuevamente las gracias a Héctor, a Tony y a todos ustedes, quería darle unas especiales gracias a mi esposa Betzy, no sé cómo cómo me ha podido aguantar estos últimos 10 años en el exilio, palabra que voy a sacar de mi vocabulario y sustituir por nuestro nuevo hogar…ojala que Betzy me aguante por otros 30 años más.

Amigos les invito que hagan la prueba….y cuídense mucho

Un saludo

 YUra

 A mis amigos con alcohol.   Yurassiclas……Julio 2010

Share
Posted in Alcohol, Boca Raton, Historias, cuentos | Tagged , , | Leave a comment

Porfi y las Tablaturas

 Hace unos pocos días murió en Caracas un músico y quería simplemente dedicarle unas lineas. La prensa menciono la noticia, pero creo que entre nosotros paso un poco desapercibida.

Quien no recuerda a Porfi Jiménez  y su orquesta?…lo vimos en televisión, lo escuchamos por la radio y hasta algunos de nosotros bailamos al ritmo de sus composiciones y arreglos.

En los años 70 tuve la oportunidad de conversar un poco con él, ya que el grupo musical en el cual tocaba, coincidimos en varias fiestas quinceañeras en el Colegio de Médicos ubicado en el Bosque, perdón, Country Club y tambien en el Club Táchira…no se si existe todavía.

La orquesta de Porfi Jiménez era una alternativa valida paratodos aquellos pobres padres y representantes que tenían que hacer obligados esas ridículas fiestas de los 15 años….pero sinceramente que fiestas tan buenas, de verdad inolvidables. Estoy seguro que la orquesta del Sr Porfi era una opción  más económica que la Billos o Los Melódicos..y sin duda alguna no tenian que envidiarle a nadie.

Ustedes que me conocen saben que soy un Rockero anónimo…el Rock lo tengo incrustado en el  desoxirribonucleico, y por lo tanto no puedo opinar sobre este tipo de genero de música, de hecho no me gusta la Salsa y el Merengue, además  este no es el punto de estas líneas, pero les digo algo mis queridos amigos, cuando la orquesta del Sr. Porfi..pasaba de la Salsa al Merengue..no quedaba nadie sentado en las mesas…todos bailando…

Ya voy a llegar al punto…Nosotros tocábamos en esas fiestas basicamente por que conocíamos a la familia de la niña, para pasarla bien, conocer algunas muchachas y si nos daban propina …bienvenida…éramos 4 chamos bien …otra era la situación de los músicos de la orquesta que vivían de esa actividad.

Tuve la oportunidad de conversar con algunos de estos músicos extraordinarios y una característica del equipo de Porfi era la humildad…por favor tomen este adjetivo en su máxima expresión.

Para tocar esos metales como el trombón, trompeta, saxofón…primero, tienes que tener la música en la sangre y luego la forma de tocar esos instrumentos en este tipo de ritmos tropicales no se aprenden en ninguna academia de música o conservatorio…seguramente esos conocimientos y habilidades musicales pasan de generación a generación..o simplemente el ser autodidacta hace una gran diferencia.

Pues bien en una de esas fiestas encontré al Sr. Porfi, por cierto era bastante antipático, sentado en la ultima mesa al lado de la cocina…los mesoneros entraban y salían cada minuto…me senté en la mesa y mi sorpresa fue ver al Sr. Porfi escribir fluidamente una composición formando una partitura para algun instrumento…el pentagrama estaba full de notas y estaba escribiendo en clave de sol..pero de repente paso a escribir  varias hojas repitiendo en cada una de ellas un sistema numérico y con una gran cantidad de signos. Terminamos de conversar y repartió esas extrañas hojas con esa rara simbología entre sus músicos. Recuerden amigos míos que en aquella época no existían las maquinas fotocopiadoras.

Después de dos décadas descubrí..que lo que hizo el Sr Porfi esa noche era una especie de tablatura. Pregúntenle a sus muchachos que tocan algun instrumento y le van a decir que solo saben leer las tablaturas …ni siquiera conocen el significado de una partitura. Las tablaturas utilizan un sistema numérico y posiciones que te permiten tocar un instrumento musical sin tener un conocimiento profundo de la música.

Definitivamente nunca sabre si el Sr Porfi Jiménez invento un lenguaje musical propio en aquella época para tratar de transmitir sus ideas y sus composiciones a sus músicos con poca educación musical formal o seguramente estudio formalmente en algun tipo de Universidad o escuela de música liberal o Ingeniería de Sonido en EEUU o simplemente pudo haber tenido contactos con los inventores del Moog en los cincuenta y sesenta.

No me interesa la respuesta solo quería decirte Porfi..Hiciste historia en Venezuela y muchos bailamos tu música.

Descansa en paz

YUra

Porfi y las Tablaturas.   YUrassiclas  .  Junio 2010

Share
Posted in Historias, cuentos, Musica, Venezuela | Tagged , , | 2 Comments