La Carpeta Oslo

 

Mis queridos @amigos

El año pasado mi hijo Alexander me trajo una carpeta de Venezuela (marca Oslo), se recuerdan de esas carpetas gruesas de cartón empastado, reforzado que utilizábamos para archivo. A las páginas le abríamos dos huecos. La carpeta es negra y blanca, tiene una etiqueta frontal que dice Oslo del___19 hasta____19 y lo más importante abajo tiene la leyenda: Hecho en Venezuela. La misma llegó con su contenido bastante empolvada, amarillenta y con daños por insectos o ratones, la cual daba por perdida, porque la dejamos en una caja olvidada en el apartamento cubano de mi padre cuando nos fuimos a EEUU.

Llamo apartamento cubano por que mi padre vive desde hace poco con 3 mujeres rusas (madre y 2 hijas ya mayores), ahora nació una bebe y a veces vienen los esposos.  Por lo menos papá está acompañado con esta familia. Es un pequeño apartamento de 2 cuartos, en donde el tiempo se congelo hace algunas décadas. Por cierto queda muy cerca de la casa donde vivía el Presidente Raúl Leoni y su esposa Menca, nunca olvide esa abreviación tan interesante “Menca”, por acá en Boca tenemos una amiga que le decimos Came y por cierto cocina tan bien ..pero tan bien que todavía no comprendo como no le han  puesto una estatua en la entrada de su casa.

Volviendo al apartamento cubano, todavía visualizo al lado de la cama de mi padre la fotografía del último Zar de Rusia Nikolas II o Nikolai Alexandrovich Romanov con su familia y el Zarevich heredero del trono de la Rusia Imperial. Cuando Betzy en aquel entonces mi bella y sexi novia, vio por primera vez la foto de la Zarina con sus hijos, le preguntó a mi madre cual de las niñas era ella, claro, mi madre casi se desmaya. La cocina llena de artefactos de los 50 y 60, los cuadros del gran artista y padrino mío Androvich y del otro gran pintor ruso Varenkow y la sala repleta con libros sobre la segunda guerra mundial y de los  grandes maestros rusos, cuando le preguntas a mi padre por que la obsesión en leer temas de esta guerra …te va a decir “por que todavía no he encontrado la verdad”.

Según las viejas medidas soviéticas un apartamento como el de mi padre de 80 metros cuadrados es enorme para un sola persona ya que bajo el régimen, lo que correspondía en el pasado eran de 5 a 8 metros cuadrados por inquilino y los baños, cocinas y pasillos no contaban para este cálculo. Interesante que esta familia Rusa,  nacidos todos bajo el Soviet, salió hace poco de Siberia, trabajaban en una mina de níquel, en la ciudad de Norilsk y no aguantaron más.

Es la primera vez que oigo a un Ruso decir que no aguanta más, personalmente creo que los Rusos y los Venezolanos tenemos los límites de aguante más altos que todo el mundo. Si lo vemos en un termómetro, aquí por ejemplo en Boca si la situación llega a 10 grados, por decir, no te llego el periódico a las 6:00AM, o a 12 grados, porque la caja para pagar en el supermercado esta lenta, la situación es inaceptable y potencialmente explosiva. En Venezuela llegamos a los 100 grados y más y actuamos como si nada estuviera pasando.

Esta familia Rusa dice que no cambia a Venezuela por nada en el mundo…a mis amigos en Caracas y en el interior de la Republica, les digo yo me preocuparía de verdad y me pondría nervioso si alguno de estos rusos algun día dicen: que no aguantan más. Esto me recuerda a una canción que sonaba hace tiempo de Ray Barreto ..que decía a correr que  llego Watusi…

Estoy convencido que esta familia post Perestroika han tenido que sufrir un largo recorrido entre el control total del régimen de la Unión Soviética a la incertidumbre de la situación actual de la Rusia de Putin, lamentablemente siento, que en Venezuela la situación o el proceso ya ha comenzado, nos estamos acostumbrando a vivir en una sociedad en que todo puede ocurrir, todo es impredecible e inestable y lo peor: sin ley.

Saludos Yurassicos

YUra

 La Carpeta Oslo. Yurassiclas. Julio 2010

Share
This entry was posted in Historias, cuentos, Venezuela and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Protected by WP Anti Spam