Oratorio de Navidad

 

Estimados @amigos

 ♪♫ Please Mister Postman, look and see

If there is a letter in your bag for me♫♪

Que canción tan pegajosa…se acuerdan?.así sonaban los Beatles a finales  de 1963.

Y aunque en Caracas, no llegaba con regularidad el Mr. Postman, aquí en Boca lo primero que acostumbro hacer, al llegar a casa, es abrir el buzón de correo.

Todavía, después de 10 años, me sorprende y me pregunto como hace el correo Estadounidense para ser tan eficiente. Como siempre, el buzón, está lleno de folletos de publicidad y las penosas e ingratas facturas.

Pero el otro día me encontré con un sobre diferente. Me llamó la atención  que tenía estampillas de Alemania, con el sello del Deutsche Bundespost (oficina de correo). Los datos del destinatario estaban escritos por los delicados movimientos musculares de la mano de una mujer.

Al abrir el paquete, me encuentro con un CD de música, un  regalo de la madrina de mi querida esposa Betzy, que por cierto la llamamos la tía loca.

Esta mujer bohemia, izquierdosa, del partido verde, que todavía te envía las cartas escritas a mano con una caligrafía que solo se logra con planas y más planas del método Palmer, exigidas por una maestra germánica ,vive en una ciudad medieval al norte de Alemania de nombre Lubeck. Hace poco esta pintoresca  ciudad cumplía 860 años y la UNESCO la declaró patrimonio de la Humanidad.

El CD de música que ella nos envió, es de nuestro embajador Gustavo Dudamel con la Orquesta Juvenil de Venezuela, interpretando esta pieza que considero el Pico Bolívar de la música clásica contemporánea “La consagración de la Primavera” de Stravinsky, una obra de mucha energía y ritmo que hace sudar a las mejores orquestas del mundo y pone nerviosos a los más experimentados directores. Las otras piezas del CD son de otro autor menos conocido el mexicano Silvestre Revueltas, a quien suelen llamar  el Stravinsky de Latinoamérica. Este disco lo tengo, ya desde hace varias semanas mirándome en mi escritorio. La verdad es amigos míos, no me he atrevido abrir y escuchar este CD, ya que tengo miedo de encontrar una dirección e interpretación mejor que todos estos conductores de orquesta que han sido parte de mi vida como  Subin Mehta,von Karajan ,Rastropovich y mi favorito James Levine. No estoy listo para bajarlos de mi pedestal.

Venezuela ha sido cuna de grandes músicos. Uno de mis favoritos el compositor y director Aldemaro Romero, también fue un gran embajador de nuestra cultura musical. No solo por sus trabajos con la Onda Nueva, sino también como director de la Filarmónica de Caracas. Este genio nos deleitó con sus espectaculares conciertos en los teatros rococó del Municipal y Nacional, y hasta en el Poliedro de Caracas donde lamentablemente tuvo una época gris como administrador del mismo.

La tarea de dirigir una orquesta y más aun con un coro, es un talento único como pude apreciar de cerca en los años 70 y 80.

Participe en la coral de Música Antiqua, la cual dirigía la Sra. Ruth Gosewinkel. Presentábamos generalmente una obra en época de Navidad. Tome parte como barítono en las obras: El Oratorio de Navidad de Bach, la Misa de Coronación de Mozart y el Mesías de Haendel.

Entre a formar parte del coro gracias a un conocido de mí futuro suegro que me invitó a un ensayo. Yo tenía 18 años y  me senté en el área de barítonos, lo primero que me llamó la atención,  fueron unas piernas fantásticas, sexis, de una rubia bastante atractiva que se sentaba en el área de los sopranos. Bueno las dichas piernas hicieron un efecto hipnótico, que hizo quedarme en los ensayos hasta que me convertí en un miembro de confianza del coro.

Mi observación es que en esa época de los 70 las mujeres utilizaban más la falda, no se ponían esta cadenita sexi que muchas tienen en los tobillos y lo mejor de todo no tenían tatuajes. Quiero aclarar que no era el único maravillado de esas sinuosas piernas.

Trabajábamos y practicábamos durante todo el año, reuniéndonos los miércoles unas cuarenta personas del coro, un piano de cola bajo la batuta de Frau Gosewinkel, en su pequeña casa en los Chorros.

El sector de los niños malos, los barítonos y bajos, ocupábamos la última fila después de los tenores. Estaba conformado por hombres maduros de la comunidad alemana. Allí atrás los olores eran especiales: sudor, ajo, cigarrillo, salchichón y repollo agrio. Siempre aparecía como por arte de magia una botella de ron, que nos la tomábamos agachados para que no nos descubriera la estricta directora Frau Ruth. Cuando cantábamos toda la casa se llenaba con ese olor dulzón inconfundible del Ron Pampero. En uno de estos numerosos ensayos, el coro sonó tan bien…durante unos 9 segundos perfectos…que creo que hasta Johann Sebastian se sintió orgulloso de nosotros.

El Oratorio de Navidad  de Bach consiste en 6 cantatas o partes, que cuentan la historia bíblica de la natividad. Es muy difícil presentar las seis cantatas en un solo concierto, fracasarían ante las altas exigencias técnicas de la obra, prácticamente imposibles de aguantar durante varias horas, tanto por los ejecutantes como por el público.

Mi querida madre que dominaba seis idiomas, se sentaba conmigo horas y horas para corregirme la difícil pronunciación y explicarme el significado de la letra que estaba en el antiguo Alemán.

Este concierto se había programado por primera vez para las cantatas 4, 5 y 6 que son de una belleza y majestuosidad que equivale o sobrepasa a la primera parte.

El concierto se efectuó del 19 al  21 de diciembre de 1976 en la Iglesia La Santísima Trinidad de Prados del Este a las 8:00 pm.

Participaban las venezolanas Gisela Hollander (soprano) e Isabel Grau (contralto). Se invitó a un tenor de Alemania Peter Ruschenburg, un hombre delicado que interpreto los solos de una manera admirable.

Aunque ustedes no lo crean el solo de la trompeta de Bach es clave en esta obra y por eso se importó de Alemania a Reinhold  Loesch uno de los mejores intérpretes en el mundo de esta piccola trompeta. Este instrumento de viento es un poco más pequeño, con diferente afinación y  no había especialistas en Venezuela que tocaban esta singular trompeta.

El concierto es maravilloso. Ver el fruto de un año de trabajo y camaradería que se formaba, valía la pena. La energía de la directora era pasmosa, contagiosa. Dirigir a la vez 33 destacados músicos de la Orquesta Sinfónica de Venezuela, y aproximadamente 60 personas del coro era una gran tarea.

Cada concierto es diferente..no porque cambie la obra sino porque surgen acontecimientos diferentes, a veces bizarros.

Así pasó con el trompetista,  ya que su intervención era por corto tiempo al principio y al final de la obra, y el hombre se dormía entre las partes que no le tocaba.

En uno de estos conciertos durante el intermedio el trompetista se esfumó.

En la parte posterior de la Iglesia apareció la Directora Frau Gosewinkel con cara angustiada buscando al desaparecido trompetista. Salimos corriendo en varios carros hacia Concresa y lo encontramos tomando cerveza en un botiquín cerca de un abasto en la zona de Prados del Este.

Regresamos justo a tiempo, pero el trompetista algo molesto y con un palo de más, comenzó con un ritmo tan rápido que puso a todo el mundo a correr tanto a la orquesta como al coro.

Sé que para Frau Gosewinkel fue una noche difícil tratando de controlar al trompetista y a algunos otros anarquistas que siguieron al atropellado y talentoso solista. Así y todo al finalizar la obra, el público se levantó eufórico aplaudiendo y pidiendo como es costumbre: “otra..otra..otra” a la despeinada, sudada y agitada directora.

Este pedido del público, siempre lo complacíamos con el comienzo de la primera cantata de esta maravillosa obra que dice así:

“Jauchzet, frohlocket! Auf, preiset die Tage,

Lasset das Zagen, verbannet die Klage,

Alegraos, cantad felices! ¡Alabad este día!

¡Abandonad el temor y las  penas!”

 Y ahora que se acerca la Navidad, amigos míos, quiero despedirme con una partecita del coro que está pegado y sonando en mi córtex cerebral mientras escribo este Yurassiclas.

“Ehre sei Gott in der Höhe und Friede

auf Erden und den Menschen ein Wohlgefallen”.

 Gloria a Dios en el cielo y paz en la

Tierra a los hombres de buena voluntad

 Feliz navidad les deseamos

YUra y Betzy

El Oratorio de Navidad. Música Antiqua.YUrassiclas. Diciembre 19/2010

Share
This entry was posted in Historias, cuentos, Musica, Navidad, Venezuela and tagged . Bookmark the permalink.

One Response to Oratorio de Navidad

  1. Reinald Van De Walle says:

    Hola Yura, apenas vi el folleto que encabeza este artículo lo reconocí, cosa increíble después de tantos años, y me quedé leyendo tu historia. Retrocedí en el tiempo n años ya que además estuve en ese concierto de navidad.
    Enhorabuena por tu blog. Un saludo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Protected by WP Anti Spam