De Canoche a Müsle

De Canoche a Müsle

 
 

 
Tratando de documentar una difícil excursión al pasado, sobre el médico alemán que llegó a Venezuela por los 1840,  el Dr. Gottfried Knoche o “Canoche” como se le conocía, me topé con Joseph Müsle.
Resulta que mi suegra siempre narraba que de jovencita visitó las ruinas del  laboratorio del Herr Doktor Knoche en el Avila, quedando muy impresionada. De manera que cuando se editó el libro escrito por Hanns Dieter Elschnig (como cosa curiosa tuve el placer de darles clases de guitarra a sus hijos en Caracas ) sobre los antiguos cementerios de extranjeros en Venezuela, me envió desde Alemania una copia de este interesante libro.
Cuál fue mi sorpresa que hojeando el libro (*), no solo me encontré con la tumba de Canoche sino también con la cruz de hierro forjado de Joseph Müsle, uno de los primeros pobladores de la Colonia Tovar e ilustre antepasado de nuestro querido amigo Juan Misle.
Ahhhh…, la Colonia Tovar, que sabroso era visitarla los fines de semana con Betzy (mi eterna novia).
Le llegábamos por diferentes vías y todo dependía si el suegro nos prestaba su Jeep Toyota…me encantaba meterle la mocha. Hay una canción (joropeada) que dice asi:
♪♫Le llegas por el junquito si vas por la capital
Por Aragua es la Victoria la vía que debes tomar
Le entras vía Carayaca disfrutando del camino si vas desde el litoral
Y también por el Jarillo carretera vía San Pedro que más te puedo explicar♪
Según el libro Joseph Müsle llegó en el primer grupo de 392 colonos en Abril de 1843 y por desgracia se registra dentro de las primeras defunciones (27 de Mayo de 1843), probablemente  algún hermano o hijo se encargó de continuar con el linaje de la importante familia Müsle.
Lo interesante es, que buscando testimonios de esas primeras defunciones, no se encuentra absolutamente nada, excepto una cruz de hierro forjada y una parte de una lápida con la inscripción de: Joseph Müsle, lo que nos indica que debe haber sido un personaje importante o líder de este grupo inicial…que no nos sorprende nada.
Visitando el Friedhof , nos sentábamos a descansar debajo de un viejo árbol y cuentan los Tovareños, que este pobre ciprés no produce semillas debido a la lamentable situación del cementerio, yo mas bien creo, que es por ese vandalismo crónico que existe en mi país.
Me despido con Mecano (1986) No es serio este Cementerio:
♪♫Y los muertos aquí lo pasamos muy bien
entre flores de colores
Para dar una vuelta
sin pasar de la puerta
Es que los muertos aquí
es donde tienen que estar♫
 
YUra
YUrassiclas Enero 2016
(*)Nota: Datos tomados del libro: “Cementerios en Venezuela” de Hanns Dieter Elschnig.
Share
This entry was posted in Caracas, Historias, cuentos, Inmigración, Musica, Venezuela. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Protected by WP Anti Spam